ABUSO SEXUAL INFANTIL

El abuso sexual infantil o infanto-juvenil (ASI) es una forma de violencia a la infancia. Su tratamiento en las instancias de intervención presenta diferencias con el de las otras formas de violencia, y principalmente en la intervención que se lleva a cabo en el ámbito de la Justicia. Es indiscutible, que el ASI es un delito y cuando ocurre una situación de Abuso Sexual Infantil y llega al ámbito de la Justicia, la prioridad es proteger el bienestar del niño o niña poniendo en marcha los mecanismos de los que dispone el sistema para ello. De esta manera, se procede a separar al niño del presunto agresor, con el objetivo de intentar preservar el derecho de protección del menor y sin afectar los demás ámbitos de su vida. En este momento, la Justicia despliega una serie de acciones que le permiten determinar la responsabilidad penal del presunto agresor.

El abuso sexual, es una forma de mal trato reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que define el maltrato infantil como: […] los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, [incluidos] todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo, que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. (OMS, 2014).

Frente a una sospecha de abuso sexual o una situación de abuso sexual descubierta, la evaluación de factores de riesgo aporta una comprensión retrospectiva de la problemática cuando ya ha sucedido, pero por otro lado es un hecho que nos va acercando a la prevención en otros casos.

¿CÓMO EVITAR EL ABUSO A MENORES?

A continuación, os dejo unas pautas para evitar abusos a menores:

  • Hablar con los menores de la existencia de abusos sexuales y de cómo se producen.
  • Enseñarles que tienen derecho a la privacidad. Nadie debe tocarlo o mirarlo si no lo desea. Puede y debe negarse a ello si alguna persona realiza un acercamiento indeseado por la niña o el niño.
  • Si alguien les mira o toca en una forma que no les gusta, deben contarlo enseguida. 
  • Explicarles las formas en que los agresores tratan de intimidar para que guarden el abuso en secreto.
  • Enseñarles que nunca deben guardar este tipo de secretos.

¿QUÉ HACER SI UNA NIÑA O NIÑO, MENOR DE 18 AÑOS, CUENTA QUE ESTA SIENDO ABUSADA/O SEXUALMENTE?

Descubrir que un menor está siendo abusado, es un hecho que genera elevado malestar a nivel personal, pero es importante destacar que nuestra primera reacción es muy importante para la víctima ya que muchas veces no lo cuentan porque piensan que no los van a creer.

Si te encuentras en esta situación, deberás reaccionar como a continuación se describe:

  • Creerle, dar fiabilidad a sus palabras
  • Hacerle saber que no tiene la culpa de lo sucedido y decirle lo bueno que es que lo haya contado
  • Transmitirle que otras niñas/os también han pasado por esa experiencia y que no está sola/o, que tiene apoyo.
  • Pedirle permiso para pedir ayuda profesional.

En la práctica profesional diaria, nos encontramos con frecuencia que gran parte de Abusos Sexuales en la Infancia, se producen dentro del entorno familiar. Por ello, damos importancia tanto al niño o niña del que se haya abusado, como a la familia extensa, pieza fundamental para un adecuado afrontamiento y aceptación de los hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú